Celebración de la fiesta del Reservado

Celebración de la fiesta del Reservado

Domingo, 12 Noviembre 2017

Fiesta del Reservado. Día grande para el Colegio, aunque se trate de una celebración ciertamente íntima, por la significación histórica que tiene, dado que su origen se remonta a la voluntad del Fundador del Colegio, el Beato Manuel Domingo y Sol, que quiso que anualmente se celebrara la fiesta en el día en que por primera vez el Santísismo Sacramento fue reservado en el sagrario de la capilla. Fue un 11 de noviembre de 1894, en la capilla del Palacio Altemps. Poco más tarde la fecha se fijó en el segundo domingo de noviembre.

A partir de las 12:00 fuimos recibiendo a los invitados que llegaban para la Misa a las 12:30. Se trataba fundamentalemente de un pequeño grupo de antiguos colegiales sacerdotes que residen en Roma,  las Obreras de la Cruz y unos familiares de Mons. Javier Lozano. La Misa solemne fue presidida por el cardenal Santos Abril, que hizo una bella homilía tejiendo los pesamientos sobre la Eucaristía del Fundador del Colegio con sus propias experiencias como colegial. Le acompañaron en la celebración Mons. Francisco-Javier Lozano, el Director general de la Hermandad y el Consejo general de la Hermandad.

Luego hemos compartido una comida de fraternidad. En el momento de los postres, el Rector ha dirigido a todos unas palabras de agradecimiento, y ha dado la palabra al colegial decano y al Cardenal Santos Abril. 

La intervención del rector ha consistido en una lectura de los escritos del Beato Manuel Domingo y Sol:

El Señor desde el Eucaristía nos llama. Nos dice: «yo duermo, pero mi corazón vela», porque esta palabra me parece, más que ninguna otra, la amable divisa de la eucaristía.

En medio de este aparente sueño, El es el centro de la humanidad; El es el eje sobre el que giran todos los acontecimientos; El es el foco que irradia sobre todas las inteligencias, que anima todos los corazones.

Nada se hace en la economía de la salvación que no le sea conocido, y no hay desvío de los corazones que le sea indiferente; siempre y a todas horas desde el sagrado tabernáculo, está diciendo a cada una de las almas: ‘Yo velo sobre ti en medio del sueño de la eucaristía...'.
Entre nuestro corazón y el de Jesús, he aquí la diferencia: cuando Jesús parece que duerme, su Corazón vela; nosotros dormimos, y nuestro corazón no vela.

Dormimos en el olvido de nuestros deberes. Dormimos en el sopor de la tibieza; en el sueño quizá de la indiferencia; y éste es sueño del corazón.
Ahora sí que comprendo todo el mérito de vuestra palabra. Ahora sí que repito: nada temo, aunque durmáis, si vuestro Corazón vela por mí. Haced que podamos pasar nuestra vida amándoos, adorándoos y dándoos a conocer, para que el día que nos llaméis hacia Vos, en el instante de exhalar nuestro último suspiro, nuestra última palabra sea ésta: Voy a dormir el sueño de la muerte; pero no dormiré todo entero: mi corazón velará; velará, sí, cerca de Vos y en Vos durante la eternidad bienaventurada.

En la tarde hemos tenido, por grupos de colegiales, los turnos de adoración al Santísimo animados con reflexiones y cantos, desde las 16:00 hasta las 20:00. A esa hora, el Rector ha presidido las vísperas solemnes con las que ha concluido la celebración del día del Reservado.

  • Vida del Colegio